lunes, 27 de marzo de 2017

RESEÑA SAGA ¨INDOMABLE¨DE KATTIE BLACK

 Hola hola!
Hoy os traigo una nueva reseña. Esta vez me he adentrado en el mundo de la música y el erotismo puro de la mano de Kattie Black y su saga ¨Indomable¨


 Esta saga consta de tres partes ¨Irresistible¨ ¨Incontrolable¨ e ¨Invencible¨ y cada una es mejor que la anterior.

La historia nos hace adentarnos en el mundo de la música a traves del grupo ¨Masters Of Darkness¨ liderado por el irresistible cantante Crowley Hex y elr esto de su banda : Demona (bateria) Ash (bajo) Draven(guitarra) y Grimm (teclado). La banda es muy conocida y tiene un éxito mundial.

 Por otro lado tenemos a Alexandra, una mujer de armas tomar, que los tiene bien puestos y le va la marcha.

En la primera entrega se conocen en una situación verdaderamente extraña, pero eso solo les lleva a una pasión desenfrenada. Ambos son muy parecidos y se atraen de una manera incompresible, pero sus carácteres son tan volatiles, y arrastran tanta scuridad que acaban alejandose.💣
Esta parte se me hizo muy corta, aunque eso no fue problema para que me dejara con ganas de más,salivando por la siguiente parte.

En la segunda parte nos vamos a París. Aquí Croyley va en busca de Alexandra después de que ella se fuera de su mansión hacía seis meses. Le acompaña su amigo de la infancia Will Graham, alias el demonio Elathan. 💕💕💕💕💕💕

Nos presenta a un Crowley dispuesto a todo por conseguir que Alexandra vuelva con él. Por fin aquí podemos vislumbrar al verdadero Crowley, pinceladas de un pasado tormentoso que le ha marcado de por vida. Y puedes comprender mucho mejor su comportamiento.

Y como he mencionado nos introduce a Will, quien es la voz de la razón y la paz de Crowley. Sin él seguro que el vocalista de Master of Darkness hace tiempo que se habría perdido.Bendito Will . También es músico, aunque no le gusta nada la fama y no es tan mediatico como Crowley.

Aquí debo reconocer que Will y Elathan me han enamorado completamente. Juro que le harñiaun altar a este hombre. La autora juega mucho con nuestros corazoncito al poner al achuchable Will en esa situación.

Y ya en la tercera aprte tenemos el corazón encogido porque te deja en la segunda con el alma en vilo. Y ógicamente eres incapzz de no seguir la saga. Yo me compré el libro nada más terminar el segundo incapaz de quedarme en ascuas. De verdad, qué tensión mas grande...Esta última parte es pura emoción. Sigue la historia de Crowley y Alexandra que tras pasar por momentos muy dificiles en París, finalmente dan rienda suelta a su amor, y decien casarse. Pero no todo puede ser bonito. La visita de la pareja a ver a los padres de esta es de lo más gracioso. Pobre Crowley
Pero si algo caracteriza a esta tercer volumen es Will. Juro que cada vez que se hablaba de él en el libro se me encogía el corazón y me daba un vuelvo.

Esta saga ha sido increible y maravillosa. Realmente la autora se merece un 10 porque ha sabido jugar con los sentimientos, con el amor,el sufrimeinto, el dolor, la amistad. Esas relaciones dificiles pero no imposibles. Esas amistades eternas. Esos lazos irrompibles. Ese amor que traspasa todo. Te enseña que hay maneras diferentes de amar, relaciones diferentes y mil maneras de expresarlo. Y que sigue siendo AMOR.

Le doy un 5 /5. Y esta autora se ha ganado un sitio en mis autores preferidas.

Chapó Kattie Black!



Que la lectura os acompañe!

SAGA ¨INDOMABLE¨- KATTIE BLACK


#1.IRRESISTIBLE
https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/51exn6gG3gL.jpg Cuando Alexandra es entregada como garantía de un negocio a Crowley, el cantante de Masters of Darkness, hay tres cosas que tiene muy claras: La primera, que ella no pertenece a nadie. La segunda, que esa puede ser una oportunidad perfecta para escapar de La Ratonera y buscar una vida mejor. Y la tercera, que Crowley es probablemente el hombre más sexy que ha conocido nunca.

El único problema es que Alexandra odia a los hombres. ¿Podrá luchar contra ese magnetismo irresistible, o acabará rendida a los fieros encantos del músico?


#2.INCONTROLABLE
https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/51YzkyAG5oL._SY346_.jpg
Tras la precipitada marcha de Alexandra, Crowley vuelve a la carga acompañado de su fiel amigo de la infancia, Will. Siguiendo los pasos de la esquiva mujer, ambos llegan a París donde Alexandra, que vive con su hermana, ha comenzado una nueva vida en la que no hay ya sitio para alguien como él. Pero Crowley es un cazador, y no se detendrá ante nada. Esta vez, no. A lo largo de los días, desplegará todas sus estrategias para conquistar a la mujer que ama… y para poner fin a los turbios negocios de La Ratonera. ¿Conseguirá Crowley convencer a Alexandra de sus verdaderos sentimientos? ¿Y quiénes son los misteriosos hombres que le persiguen?

Si vibraste con Irresistible, prepárate para arder con Incontrolable. Más romance. Más sexo. Más diversión. Más acción, y un final trepidante que promete más… mucho más.


#3.INVENCIBLE


https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/51C2FbFTUVL._SY346_.jpgUna infidelidad, kilómetros de distancia, un compromiso de boda, un secuestro… parece que nada puede separar a Alexandra y a Crowley. Pero a veces los obstáculos más difíciles no son los que se interponen entre una pareja, sino aquellos que tienen que superar juntos. La enfermedad de Will, los problemas familiares y sus propios miedos volverán a ponerles a prueba. Es el momento de demostrar que son realmente invencibles.


Que la lectura os acompañe!


lunes, 6 de marzo de 2017

LA LUNA EN TUS MANOS - RITA MORRIGAN


La tranquila vida de María Lezcano se tambalea a los diecinueve años, al darse cuenta de que está profundamente enamorada de su hermano adoptivo, Eric Nash. Pero eso no está bien visto en la Inglaterra de 1870… Cuando el joven se da cuenta de que él también está enamorado de ella, decide abandonar el hogar familiar sin dar explicaciones antes de hacer daño a la familia que con tanta generosidad le acogió cuando era niño. Su partida destroza el corazón de María y de sus padres, que no acaban de comprender los motivos de su huida.
   Alejandro Montenegro tal vez sea la oportunidad que María estaba esperando, la opción definitiva que le permita olvidar a Eric. Sin embargo, no puede permanecer mucho tiempo a su lado, porque en su país, Cuba, estalla la revolución, justo después de haberle propuesto matrimonio. Y claro, María no es de las que se sientan a esperar: convence a su amiga Alice Green para partir hacia Cuba, una isla misteriosa y legendaria. Pero durante su viaje, se encontrará con quien menos esperaba…





Que la lectura os acompañe!

miércoles, 15 de febrero de 2017

RESEÑA ¨TUAREG¨ DE ELENA GARQUIN


 Hola hola!
Hoy os traigo una nueva reseña . Esta ves viene de la mano de Elena Garquín y su ¨Tuareg¨. Tenía muchas ganas de leer esta historia, llevaba tiempo intentando ahcerle un huequecito en mi interminable lista de pendientes y por fin le llegó su turno. ¡Protegeos bien porque estamos ante una historia abrasadora!

SINOPSIS
https://imagessl4.casadellibro.com/a/l/t1/34/9788415433934.jpg El Sáhara, 1890.

Cuando Beatriz Ayala vuelve en sí, después de estar a punto de morir en el desierto, tiene una sola idea en la cabeza: regresar a su hogar en España, del que fue brutalmente arrancada para ser vendida como esclava.

Nada ni nadie va a impedírselo. Ni siquiera Tahir Abdul-Azim, el poderoso líder tuareg que la ha salvado de las garras de la muerte, tan atractivo e imponente que despierta en ella un fulgurante deseo imposible de dominar.

Pero él no parece opinar lo mismo. Tahir vive para su pueblo, y está dispuesto a cualquier sacrificio por él. Sobre todo si ese sacrificio incluye hacerse cargo de una hermosa y testaruda mujer por la que se siente irremediablemente atraído. Consciente de que pertenecen a mundos totalmente opuestos, pero dispuesto a vencer su carácter obstinado para convertirse en el amo de toda su pasión, la acepta como huésped. Iniciarán así una aventura, en un paraje asolado por las luchas internas de poder y los efectos devastadores de la colonización, donde Beatriz será capaz de sortear toda clase de peligros, excepto uno: resistirse al oscuro embrujo del hombre que la protegerá con su vida, irrumpiendo con fuerza en su corazón

RESEÑA
Tuareg nos presenta el mundo oriental, concretmente el Sáhara a finales del siglo XIX  .Pleno desierto, allá donde solo existe un sol abrasador y arena,mucha arena.

 Tahir Abdul-Azim y Beatriz Ayala son dos seres totalmente diferentes que por azares del destino se encuentran.
Tahir es  un hombre del desierto,el amenokal de su pueblo . Es un hombre muy respetado entre los suyos y que solo desea el binestar y la seguridad de los suyos.
y enemigo de aquel que compró como esclava a Beatriz, una española que cabreó a alguien en España (Alguien con muy mala leche, la evrdad, porque yo cabreo a alguien y no creo que me vendan como esclava a la otra aprte del mundo...Bueno,mejor no cabrear a nadie,por si las moscas)

Tahir toma a Beatriz como su huésped,después de encontrarla medio muerta en mitad del desierto por culpa de Arlan, un desalmado que la trató peor que a un perro. A partir de ahí todo son problemas. Él es un pícaro al que le divierte la sangre española de Beatriz. Ese carácter fuerte y duro que llama tanto la atención. Y le encanta picarla apra sacar el fuego que lleva dentro.
Ambos se atraen desde el primer momento, pero la sutuación es muy complicada.Beatriz  quiere volver a su país y Tahire promete ayudarla a que lo consiga, pero la cosa se complica por momentos,pues Arslan no cesará en su empe´ño de que su esclava vuelva.Todo es un lío,tanto para Tahir como para Beatriz que según pasa tiempo con ese moreno de ojos azules tiene más dudas sobre su regreso a su país. Deben tomar decisiones que afectarña mas de lo que peinsan sus vidas y sus corazones.Todo ello en mdio de traiciones, luchas y huidas que les ahrán unirse más de lo que ellos mismos hubieran deseado.

Esperaba mucho de este libro y no me ha decepcionado. Es lo primero que leo de esta autora y me sorprendido paa bien, haciéndose un hueco en mi lista de autoras , anqnue para ello tenga que leer algo más de ella, cosa que seguro haré.

PROS 
  • El Sáhara. Es un acierto el lugar donde ocurre la historia. Es un ambiente desconocido para la mayoria de los lectores y siempre viene bien cambair de aires. También en los libros.
  • Las diferencias cuñturales de ambos son brutales, pero parecen no ser un abismo.
  • Delicadeza en las escenas.

CONTRA
  • En algunos momentos la historia se me ha hecho algo pesada y me ha sobrado alguna escena o alguna parte.

5/5
Tuareg nos trasporta a un mundo en el que podremos beber de la belleza de las dunas mientras nuestros protagonistas disfrutan de su amor sin dejar de luchar por protegerse de las triciones y la malas acciones de quienes les rodean.
Una historia llena de pasión y grandes corazones que dejan de altir el uno por el otro.
Que la lectura os acompañe!

DUEÑAS DEL DESTINO VOL I. CAP.III




Cuando llegó el momento de la comida,Janet estaba nerviosa y ansisosa por ver de nuevo a Robert; Anna estaba picoteando lo que entre todas habían cocinado; Isobel estaba frente a una de las pequeñas ventanas de la estancia mirando sin mirar hacia la fria noche; Christina estaba revisando que todo estuviera en su sitio y perfectamente colocado y Maggie...Maggie estaba paseando por los alrededores,intentando tomar aire,respirar y calmarse,porque sabía que si no lo hacía,antes de que el muchacho entrara por la puerta,se lanzaría a por él,como un león se lanza a por su presa. Y había prometido que se comportaría,más o menos.

Al grito de Anna¨Ya está aquí ,ya está aquí¨- esta chica nunca aprendería a dejar de gritar- todas se acercaron a la entrada de la granja.Janet había salido a recibir a Robert,que cruzaba la entrada algo cohibido y visiblemente nervioso.No apartaba la vista de Janet,a la que miraba con algo parecido a la adoración.Pura fachada,pensó Maggie junto a una Chistina sonriente y una saltarina Anna que poco le faltaba para salir corriendo a recibir al invitado.En cambio, notaba a una Isobel seria y distante. Tenía que averiguar que le pasaba. Nunca había sido el alma de la fiesta, pero estaba más taciturna de lo normal. Pero eso sería después, ahora mismo tenía cosas más importantes en las que centrarse . Como el hombre que en estos momentos cruzaba el umbral de su hogar cogido de la cintura de Janet. Oh que confianzas...

Tras los pertinentes y recios saludos iniciales,y las escuetas presentaciones, todos pasaron al salón, iluminado con numerosas velas,pues al estar el día encapotado, el tímido sol no los saludaba con mucha fuerza, y poco se veía sin ayuda de la luz de las velas . Además les aompañaba un día frío por lo que  habían encendido momentos antes la chimenea con la intención de que el comedor estuviera lo suficientemente caldeado para la hora de la comida.La mesa alargada estaba puesta con sencillos platos,que iban desde stovies con galletas de avena y remolacha encurtida para acompañar hasta las lorne sausage,unas salchichas cuadradas de cerdo acompañadas de una salsa para aderezarlas .Y por supuesto no podían faltar varias jarras de cerveza.

Anna y Christina habían dedicado parte de la mañana a limpiar y adecentar un poco la granja, ante la llegada de tan notable invitado. 

Janet había salido bien temprano, sumamente arreglada, para acudir a recoger a su ahora esposo Robert. Llevaba un vestido granate con media manga de volantes y un escote cuadrado .Su rubio pelo suelto con un par de trezas que recogían sus guedejas y le dejaban el rostro despejado. Todo en ella trasmitía elegancia y saber estar. Parecía totalmente ajena a las demás y a lo que aconteía a su alrededor, solo tenía ojos para él. Pareía...feliz. Robert. MaDougall según le presentó antes.  Por lo que sabía los MacDougal era un clan de buena posición, no es que fuera de los más poderoso ni ricos pero tenían de qué presumir. Tambiéne ra bastante belicosos, por lo que había escuchado por esas tierras y a lo largo de los años.

Cómo no,Christina,siempre pendiente de la comodidad de todos,les hizo entrar y sentarse,uno a cada lado de Maggie que presidía la cabecera y miraba con meticulosidad cada gesto del hombre,por lo menos hasta que Janet golpeó su espinilla para que dejara la inspección. 

-Auch...Te has pasado- Con los dientes apretados se recompuso como pudo a pesar del palpitante dolor de pierna.Todo esto acompañado por la retadora mirada de Janet,la risita traviesa de Anna y el susurro bajito de ¨señor ,dame paciencia¨de Christina. 

El carraspeo de Robert centró la atención de las cinco mujeres en éste,incómodo por sentirse el centro de atención . 

-Tenéis una casa preciosa,y muy bien cuidada.¿Quién la ha decorado? 

El gruñido que salió de la garganta de Maggie sorprendió a Robert,pero no al resto,acostumbradas a escucharlos cada día. 

-¿Insinúas que ,como somos mujeres,lo único que sabemos hacer en una casa es decorarla con tapices,manteles y demás cursiladas? Quizá si tienes algún roto en la camisa,quieres que te lo remiende...- Maggie era experta en ironía,y quien no solía tratar con ella no sabía muy como lidiar con ello. 

Robert,negaba con la cabeza,echándole una rápida mirada de auxilio a Janet,que le señalaba con la mano que mirara la nota que ésta le había preparado para evitar ciertos temas.Janet ya le había advertido de lo susceptible que era la mujer pelirroja sentada a su izquierda,su poca o nada paciencia para con los extraños y la más bien negada hospitalidad de ésta.Se maldijo por no haberse acordado del maldito papel,doblado pulcramente en el bolsillo de su pantalón,y que en estos momentos era imposible sacar sin que el halcón,aquí a su lado,se diera cuenta y soltara todas sus garras contra él.Suspiró relajandose y destensando sus músculos,atreviéndose a clavar la mirada en esa mujer. 

-En ningún momento he dicho eso,mi señora,solo quería recalcar que la casa es acogedora.- Los ojos entrecerrados de Maggie le escudriñaban con fijeza y él lo soportaba con aparente calma ¿Es que esta mujer no sabía mirar de otra manera? 

-Ya...pero debes saber que todos los arreglos que hay en esta casa los hemos hecho nosotras con nuestras propias manos...nadie nos ha ayudado,ni hemos necesitado ayuda ...y ahora come,lo hemos hecho especialmente para ti. 

El aludido asintió como cuando tu abuela te dice que comas,esta mujer era peor que un general ,era un mezcla entre general y abuela,solo le faltaba dar collejas reprendiéndote por hacer algo mal.Se dispuso a comer y comprobó que todo estaba riquísimo y que,contrario a lo que pudo imaginar a cerca de la cena,todo trascurrió con aparente calma,exceptuando alguna pregunta algo indiscreta y para nada esperada de boca de una dama- entendiéndose dama por Maggie- y que según esperaba él,contestó acertadamente. 

Y por supuesto la dicharachera Anna amenizó la velaba con sus incansables historias y sus numerosas anécdotas de la vida en el campo. A pesar de que sabía por boca de Janet,que ninguna de las allí presentes había tenido una vida fácil,incluso su querida Janet,se sorprendió de que la muchacha,la más joven de todas, pudiera ser tan feliz y ver todo con aquella perspectiva.Obviamente no conocía las historias que las habían llevado a todas a huir ,pero si se parecían en algo a la de su mujercita,habían sufrido mucho.Y él estaba dispuesto a ayudarlas en la medida de lo que pudiera y siempre y cuando ellas estuvieran dispuestas a ser ayudadas .Porque su mujer sufría mucho por todas ellas,y solo quería lo mejor para sus hermanas,que aunque no tuvieran las misma sangre,eran hermanas de corazón. 

Él no era ningún cobarde y no iba a achantarse por la muestras de rechazo de las que le obsequiaba Maggie. ¿Acaso no era un guerrero curtido en la batalla?¿Un hombre que se había enfrentado a innumerables enemigos espada en mano? ¿Un caballero a cargo de una centena de guerreros ocupados en la defensa de su clan? Nunca nadie dudaba de su arrojo,de su valentía y siempre era tratado con respeto y cordialidad,pues era conocido por ser justo, honorable y duro cuando la ocasión lo requerría,que no cruel..Pero esta mujer...le hizo sentir pequeño e insignificante.Cosa que no iba a permitir. 

¿Dónde estaba ese brío que le caracterizaba?Algo se movió dentro de él.Janet lo notó.Le miro suplicante.Le rogó con la mirada que no lo hiciera,pero él ya estaba dirigiendo su atención a Maggie,que al sentir la mirada de Robert sobre ella,se giró a mirarlo desafiante. 

-¿Podemos hablar?Me gustaría discutir nuestra diferencias en privado.-Se levantó algo cabreado echando la silla hacia atrás, las patas de ésta chirriaban en el desgastado suelo,hizo un gesto con la mano hacia Maggie para que se levantara  y así poder ira algún sitio privado a conversar- A solas. 

---------------------------------------------------------- 

Cerca de allí,tras las colinas entre las que se encontraba la granja,un numeroso grupo se preparaba para pasar la noche bajo el cielo estrellado,iluminados únicamente por la luz de la luna.
Varias carros se alineaban formando una especie de murete para los que allí estaban cenando en ese momento,bien sentados en el suelo,bien sobre troncos o piedras.Cada uno tomaba un trozo de carne y una jarra de cerveza,mientras reían en torno a un fuego encendido, no solo para cocinar ,sino tambien para calentarles ,pues las noches no eran precisamente cálidas en  Escocia .Las temperaturas eran muy bajas,y el fuego junto a las apas y capas de ropa que llevana encima,hacían las noches medianamente soportables.
Solo había un hombre de entre todos los allí reunidos resguardado en su tienda.Ataviado con su kilt y su camisa de lino con el pecho al descubierto,escuchaba atentamente los informes del explorador que había mandado a espiar los alrededores.Y eran noticias buenas,realmente buenas. 

-¿Estás seguro?-el explorador visiblemente cansado,sucio del viaje y sin duda alguna hambriento,asintió vigrosamente. 

-Sí,mi señor.Les seguí desde el mercado del pueblo hasta una granja al norte,a solo medio de aquí.
-Bien,descansa muchacho,has hecho un buen trabajo.Avisa al resto,mañana partiremos antes del amanecer y dile a Lawler que quiero hablar con él ahora.Ve y come un buen trozo de venado y toma una buena jarra de cerveza. Te lo has ganado.

Elmuhaho aún imberbe salío satisfecho de la tienda. Ese chico, a pesar de su juventud, pues solo contaba con 17 años, era un buen espía. Silencioso como nadie y ligero como una pluma. Se había onvertido en parte esencial del grupo y despuntaba por encima de la mayoria, siendo bastante maduro para su temprana edad.

Todo parecía marchar bien.Las habían visto,esas dichosas mujeres habían sido encontradas después de dos años.Por fin iban a estar en paz y  esos malditos clanes no iban a importunar más a su rey,ni por consiguiente a él mismo.Después de que esas mujeres abandonaran sus hogares,huyeran en plena noche y desobedecieran a sus clanes y a su familia,los laird de cada clan,sintiéndose humillados y ultrajados por éstas,habían acudido al mismísimo rey para pedir su ayuda y colaboración.Como recompensa por esta ayuda,los laird se comprometían a servir al rey en todo lo que éste qusisiera y necesitara, y solo pedían una cosa. Que el dolor ,sufrimeinto y humillación causada por esas viles arpías ,llamadas hijas, mujeres y nietas fuera  y jamás saliera a la luz.Y que que ellas fueran severamente castigadas aún tratándose de la muerte. Más de uno sugirió la horca.Otros fueron más comedidos y solo pidieron venderlas como sirvientas a otras casas.Los conventos tambiñen eran una opción que barajaban. 

Sacudió la cabeza asqueado con la situación. Esta era la primera misión que hacía para el rey como jefe y responsable de la expedición. Su maestro y mentor había decidido retirarse de las misiones a pie y recluirse en el palacio del rey,donde le ayudaba en otro menesteres. ¿Para eso había accedido?¿Para buscar a unas mujeres que posiblemente había huido con el amante?

Dos años habían pasado de aquel trato que los jefes de los clanes habían hecho con el rey y estaba a solo medio día de acabar con aquello y que los lloriqueos de aquellas gentes cesaran. Que sus estridentes voces callaran ahora que tendrían lo que tanto ansiaban. Cualquiera diría que a quien buscan son su familia. Si hacían esto por la sangre de su sangre ¿Qué harían por gente que le importara tres cominos?  
Hacía tiempo que no se sentía tan eufórico,por fin todo iba a acabar y para celebrarlo en cuanto despachara al tal Lawler,ese pequeño traidor, se iba a ir a echar un par de polvos con esas sirvientas que le habían endilgado. Sonrió al pensar en hundirse bajo esas faldas y entrar en ese calor abrasador.Se reacomodó en la silla,al sentir cómo se iba hinchado más por momentos. 

-Maldito niño tardón...-Lawler parecía haberle oído pues justo en ese momento aparecía vestido con el tartán de su clan y una camisa clara de lino arremangada hasta los codos.Maldita fachada....Mucho amor por su clan, pero a la primera de cambio había traicionado a su superior, echándolo a los leones al descubrir con quién estaba éste. 

-¿Me ha mandado llamar? 

-Sí ,quería informarte personalmente de que mañana,a primera hora,partiremos hacia la granja donde se encuentran esas mujeres.Y según han comprobado,hoy tu amigo estaba allí.Es posible que mañana también esté. Yo no dejaría a mi mujercita sola.- Donnall miraba al muchacho esperando ver alguna reacción,y vaya que si la vió.La garganta del muchacho era un subir y bajar,y su rostro, hasta ahora sonrosado por la bebida,estaba pálido.-Tú vendrás conmigo,me acompañarás en primera fila.

-Pero yo...

-No te he pedido tu opinión.- Se echó hacia delante en el silla,apoyando sus codos en las rodillas- Si no querías esto,no haberte ido de la lengua.Ahora, asume las consecuencias de tus actos y compórtate como un hombre. 

Donnall despreciaba terriblemente a este amago de guerrero.No soportaba su presencia por mucho tiempo,él era un hombre leal a los suyos y jamás pensaría en servir la cabeza de un amigo en bandeja.Cierto era que, gracias a ello, habían encontrado a las mujeres.Sin embargo la actitud de este hombre que ahora se escondía acorbadado,no le gustaba para nada. 

Despachó con un ademán de la mano a Lawler , cuya piel estaba cada vez más cetrina y se recostó en la silla,cruzando las manos tras la cabeza,y pensando en esas mujeres durante un rato: Margaret,Christina,Janet,Isobel y Annabel.Meses atrás buscaban a seis,ahora solo a cinco. Por lo que sabía,de la mujer que ya no estaba, había vuelto con su familia y la habían perdonado.Extraño,pero cierto. Rose si no recordaba mal. 

Todo aire nostalgico y melancólico se esfumó de Donnall en cuanto las dos sirvientas entraron en la tienda,enseñándole lo que tenían para él.Hora de jugar. 

---------------------------------------------------

No fue una conversación muy larga.Maggie había conducido a Robert a una salita contigua al salón,donde tenían unos sofás y una pequeña chimenea,que si bien no era como la de los castillos señoriales,hacía perfectamente su función de calentar.No era una sala muy grande,estaba bien decorada y para nada recargada. Y eso, a pesar de lo que pudiera pensar Maggie,le gustó a Robert,al que no le llamaban para nada la atención las cosas ostentosas. 

Ninguno de los dos se sentó, se quedaron de pie,midiéndose con la mirada.Ambos eran orgullosos y ninguno dió su brazo a torcer,pero por lo menos dejaron las cosas claras. 

Y Maggie,aunque seguía sin fiarse de él,admiró su arrojo y su valentía al hablarle sin tapujos.Al igual que ella le habló a él.A Maggie no le gustaba él,y a Robert no le gustaba ella.Pero entre ellos se había producido una acuerdo  en el que procurarían ser corteses por el bien de Janet. 

Salieron al salón de nuevo,encontrándose con una preocupadísima Janet que andaba de un lado para otro con nerviosismo.Su rostro de alivio al ver salir a Robert ileso, molestó sobremanera a Maggie,que se cruzó de brazos,entrecerrando los ojos hacia Janet. 

-¿Qué esperabas que le hiciera?¿Arrancarle los pelos uno a uno?- sonrió por la imagen que ella misma se había creado en la cabeza de un Robert calvo.Feo y calvo.-
-De tí me esperaba cualquier cosa...Mi pobre Robert.-Se acercó al muchacho,contento y divertido con la preocupación de Janet. 

-No ha sido para tanto,amor mío...Ya sabes como dice el refrán ¨Perro ladrador,poco mordedor¨.-Las carcajadas resonaron en la estancia frente al ceño fruncido de Maggie,quien finalmente, por no darle a Robert más pie a que se burlase de ella,zanjó allí el asunto. 

-Sí,sí,muy gracioso.Pero es tarde y creo que todos estamos muy cansados,asi que...-Se giró hacia Robert,quien rodeaba a Janet con un brazo de manera posesiva mientras que ella apoyaba la cabeza en el hombro de este rodeando su cintura con un brazo y apoyando la otra mano sobre su pecho ,allí donde habitaba su corazón. El de Maggie palpitó con fuerza al ver aquella imagen,mas no supo descifrar aquel sentimiento ¿Anhelo?¿Envidia? Nadie sabía los secretos ocultos en su corazón,y aunque ella misma quería ignorarlos,la verdad era que deseaba algo como lo que Janet había encontrado con Robert. Pero eso jamás lo admitiría,ni ante las demás,ni ante si misma-...así que debes marcharte ya,Robert.Casi ha anochecido ,y si  esperas mucho más,te será dificil volver a tu casa. Estas tierras son muy peligorsas para transitar por ellas sin conocerlas bien.

-Bueno, teníamos pensado que él se quedaría aquí esta noche y así...
-¿Qué? !No¡Definitivamente no ¿Acaso te has vuelto loca,Janet?-Maggie estaba sorprendida por lo descarada que estaba siendo auqella rubia que pensaba que hasta momento conocía como la palma de su mano.Que quivocada estaba.

-¿Porqué no? 

-¿De verdad me lo preguntas?Precisamente tú...- Maggie apretó las manos en puños con tanta fuerza que tenía los nudillos blancos y le temblaban los brazos.Janet sabía perfectamente las razones por las cuáles no quería a nadie en su casa- Ningún desconocido pisa esta casa,él...-un dedo tembloroso señalaba a Robert,que callaba mientras poco a poco se había alejado de ambas,arrastrado hacia un lado por las pequeñas manos de Anna. 

-Es mejor que te apartes.Cuando se ponen así,lo mejor es que no tengan a nadie a su alrededor...ni nada- Dijo cogiendo uno de los jarrones que adornaba una pequeña alacena apostada en uan de las paredes del salón. Lo último que quería Anna era que rompieran otro jarrón. Ya solo les quedaba tres.


--------------------------------------


-Pero abuela...¿Porqué  Maggie se comportaba de esa manera con Robert?Si él no había hecho nada.
Annabel pensó en Robert. En su sorisa afable, en su mirada cálida y libre de engaños. Un suspiro nostálgico escapó de sus labios al recordar la bonita pareja que hacía con Janet. Se amaban con locura .

- Cariño...Maggie era una mujer que había sufrido mucho y tenía miedo.
- ¿De Robert?- Lainie fruncía el ceño sin comprender nada. Dulces e inocentes criaturas. Ojalá esa inocencia les durara mucho tiempo.

Annabel negó con la cabeza a la vez que los recuerdos de aquella noche volvían a introducirse en su mente como si aún lo estuviera viviendo. Jamás había visto a Maggie tan afectada ni siendo tan dura con nadie. Pero esa ncohe, pagó todo su miedo y rabia con el pobre Robert.

- De la vida. Tenía miedo de la vida








Que la lectura os acompañe!

martes, 7 de febrero de 2017

RESEÑA ¨SEMPRE LIBERA¨ DE LUCINDA GRAY



 Hola hola!Hoy os traigo una nueva reseña. Y esta semana viene de la mano de Lucinda Gray y su obra ¨Sempre Libera¨
 SINOPSIS
https://images-eu.ssl-images-amazon.com/images/I/41EBFZ30pAL.jpg Gades es la esclava del romano que asoló su ciudad, del hombre que asesinó a sus amigos, familiares y conocidos. Ella odia a su dueño a pesar de que nunca ha sufrido malos tratos por parte de este, quien la dejó al cuidado del vilicus de la villa, un anciano liberto llamado Orseis, quien se hizo cargo de ella y la pequeña Claudia, a la cual Gades se siente obligada a proteger.

Marco Valerio, de origen plebeyo, regresa a casa convertido en Pretor. Después de incontables hazañas en el campo de batalla, de conquistar nuevos territorios y hacerse un hueco entre la clase patricia, decide tomarse un tiempo de descanso en busca de un poco de paz y tranquilidad. Sin embargo los dioses parecen divertirse mucho con él, al hacerlo desear con una intensidad desconocida a una de las esclavas hispanas que no recordaba tenía en su casa y que ha intentado asesinarlo.

Surge entre ellos una extraña relación de amo y esclava, hombre y mujer, enemigo contra enemigo. Desde un primer momento él le hace ver que tiene el poder absoluto sobre su cuerpo y su persona, aunque ella no se lo pone fácil, y a pesar de tener que someterse a los deseos del romano, siempre consigue hacer algo que le proporciona una pequeña victoria entre esa lucha de voluntades. Algo inesperado hace que se vea obligado a libertarla pese a que su corazón se niega a dejarla marchar.

En pleno s.II a.C., con la primera revuelta de esclavos como telón de fondo, esta es la historia de un pretor romano, una esclava hispana, un amor y un odio, de Marco y de Gades. Destinados a amarse, condenados a enfrentarse.
RESEÑA 
 Llevaba mucho tiem,po queriendo leer este libro. He leido varios libros de esta autora y me encanta como escribe, las historias que creas...Sus personajes son plenos y llenos de sentimiento. Personajes que aman y odian con fuerza, con pasión. Y que te llevan con ellos en cada escena.
Y este libro,esta historia ambientada en Roma no iba a ser menos.

Nos encontramos en la Roma del siglo II a.C.Una época dura y cruel, aunque muy fructífera. Roma era un Imperio fuerte y poderoso que conquistaba casi todo lo que se proponía (Recordemos porqué se construyó el muro de Adriano). Y sitio conquistado,sitio arrasado, llenándose los bolsillos de esclavos. Como digo esta época era así, aunque la escritora nos muestra una Roma algo más bondadosa.Pues tenemos a un pretor que ha ido escalando peldaños a base de tabajo duro y una esclava hispana. Marco y Gades.(Los nombres me encantan, creo que hizo la elección perfecta)
http://es.web.img1.acsta.net/r_640_600/b_1_d6d6d6/medias/nmedia/18/78/77/32/19733841.jpg


Marco es un homnre que ha debido endurecerse no solo por llegar a ser pretos sino por su doloroso pasado. La venganza la cegó y eso marcó su destino. Es un hombre justo,honorable y tierno, aunque no quiera demostrarlo. Vive en un muendo cruel y tiene que adapatarse a él.

Gades es una joven hispana que fue esclavizada por el propio Marco cuando éste atacó su pueblo. A pesar de situación de serva, ha llevado una esclavotud algo diferente ya que no estaban bajo las ódenes de su amo, Marco, sino bajo las del esclavo de confianza de éste, Orseis. Personaje que no sé si adorar u estrangular, porque vaya metedura de patas que tiene este hombre...Auqnue en el fondo  me da pena.

Aunque el que sí que me da pena es Marco...ais pobrecito. Vive en un mundo de lobos hmabrientos y él es la presa a la que quieren despellejar

Gades es un personaje que esconde muchas cosas, cosas que ella misma desconocía.Y es tan graciosa cuando intenta huir de Marco...En fin, que la muchcha no quiere ser esclava...¿Auqnue sea de Marco?Yo me lo pensaría antes de 🔪🔪
Y ambos están undios desde antes de que su historia empezara, sin ellos saber nada del asunto. Quizá el destino les unió mucho antes de que el uno se fijara en el otro. Bien sabemos que las hilanderas tirnen muy mala leche.

Es un libro lleno de amor y ternura, pero un amor escondido bajo la frialdad y la indiferencia que existe entre un amo y su esclava.

PROS
  • Sucede en Roma. Una época fascinante para mi y que por desgracia no suele ser utilizada en la literatura romántica, aunque últimamente he visto alguno más.
  • Utiliza palabras en latín, cosa que me llama mucho la atención y personalmente agradezco a la autora,ya que no es común.(Aunque creo hacer visto algún fallito en latín)
  • Es un libro ameno, y que engancha rápidamente ya que desde el principio se ve la trama .

CONTRA
  • El final me gsuta, pero em quedé con ganas de saber si hay algo mñas entre Claudia y Marcelo.

Que la lectura os acompañe!

viernes, 3 de febrero de 2017

RESEÑA INDÓMITA DE HOPE TARR (#3.TRILOGÍA LOS HOMBRES DE ROXBURY HOUSE)

Hola hola!!!
¿Qué tal estáis? Yo bien,aunque con  muho trabajo y leyendo poco,pero se intenta.
Hoy os traigo una reseña recién terminado el libro.Se trata de ¨Indómita¨ #3 de los Hombre de Roxbury House de Hope Tarr, de manos de la editorial Libros de Seda.

SINOPSIS

Patrick O’Rourke es un duro escocés, y también un hombre de negocios de éxito, mientras que lady Katherine Lindsey es una bella señorita inglesa, con clase y demasiados años para interesar a los solteros de su círculo. Sin embargo, cuando se ve chantajeada para aceptar un matrimonio de conveniencia con el atractivo escocés, enseñará al que ha de ser su marido otra cara.

Tras la precipitada boda, Rourke la aparta de los refinados y elegantes salones londinenses para instalarla en su castillo de las Tierras Altas de Escocia, un lugar decrépito que se cae a pedazos. Rourke está decidido a domar a su indómita esposa y llevársela a la cama, y para lograrlo, la única guía con que cuenta es un ejemplar de La fierecilla domada, de Shakespeare. Sin embargo, cuando la pasión se desate entre ellos, ¿quién será el domador y quién el domado?

RESEÑA

Tenía unas inmensas ganas de leer esta historia. Ya había leído la 1ª parte de Los Hombres de Roxbury House ¨Vencida¨¨  (Historia de Hadrian/Harry y Caledonia Rivers), y me gustó bastante. La historia me atrapó. En ese libro conoces también a Gavin y Rourke. Tres amigos unidos por Roxbury House cuando eran pequeños. Ahora ya mayores siguen siendo amigos y los mejores.
Pues bien, la hsitoria de Hadrian/Harry y Callie me encantó. Es tierna y dulce.
Luego me leí, aunque pasado un tiempo, la segunda parte de esta maravillosa trilogía ¨Rendida ¨, encontrándome con la historia de amor entre Gavian Carmichael, convertido en un aclamado abogado, y Daisy ( también de Roxbury House, la única chica del grupo que formaron siendo pequeños en el orfanato), ahora llamada artísticamente Delilah Du Lac. Debo reconocer que aunte la historia me gustó bastante, de las tres es la menos me caló y la que ví menos creíble.
Pero justo ahí, junto a Gavin y Daisy fue cuando me enamoré de Patrick O´Rourke,ese escocés grande y decidido.Me llamó bastante la atención en el primer libro, luego en el segundo me encandiló y en el tercero ya me enamoró completamnete.

Patrick O´Rourke es un hombre duro y decidido que sabe lo que quiere y que no cesa hasta conseguirlo. Escocés de nacimiento, vivió su infancia en un orfanato en Londres, donde conoció a los que 20 años después son sus mejores amigos (Hadrian y Gavin). Pobre ladronzuelo convertido en un hombre de negocios, bastante rico.Aunque ya sabemos como son esos snobs de la alta sociedad londinense (más o menos...), y que no le aceptan por no ser de sangre azul. Y justamente sangre azul es lo que busca él en una mujer. Dispuesto a tomar por esposa a alguien con una posición social elevada en al sociedad londinense, fija sus ojos en Katherine Lindsey, una ¨indómita¨mujer de armas tomar. Una solterona que parece aceptar su situación de eterna soltera,y digo parece. Aunque hay mucho detrás de toda esa fanfarronería de ¨no me quiero casar aunque tenga una decena de pretendientes ¨. Chocan un huracán llamado Rourke y una tormenta llamada Katherine que nos dejarán alocados.

Rourke está dispuesto a hacer lo que sea por conquitarla, por lo menos que acepte casarse con él. Ella es diferente y eso él lo ve.Pero entre medio de ambos hay una apuesta y una venganza, muy graciosa todo sea dicho aunque para alguien tal orgulloso como Patrock O´Rourke una ofensa en toda regla que deja su orgullo herido y como el hazmerreir de medio Londres (en realidad cuatro gatos estirados,pero ya sabe,os como el el orgullo, todo lom exagera, pero no Patrick ¿Eh?, el orgullo, el orgullo )

Finalmente y después de bastante espera, se casan (sí, despues de todo lo que ha pasado se casan y de qué manera) . Unas nupcias bastante extrañas y pocos convencionales, ya sea por el motivo de dicho enlace o por el payaso de Rourke (con cascabeles y todo) ambos contraen matrimonio y marchan a las Tierras Altas, donde Rourke compró unc astillo ¡UN CASTILLO! ¿Pero qué estamos?¿En un libro de highlanders? Pues casi si, porque Rourke lo tiene todo para ser un escocés de esos melenudos y buenorros(solo que sin melena al viento, ni tartán, y nacidos unos siglos después...)
Ais ...y aquí es cuando entra en juego ¨La Fiereclla Domada¨del grandioso William Shakespeare y que pone patas arriba todo Pobre Katherine /Katie que aguanta todo lo que Rourke le echa encima. Resiste como una campeona, y él acaba por enamorarla, taotalmente enamorado de ella. 
 Love is in the air en Scotland!! 
♫♪♫♪♫♪♫♪♫
 
 Este escoces es una caja de sorpresas que hasta canta y ella una mujer llena de vida pero encerrada entre los muros de su familia

 PROS :
  • Adoro a Rourke.
  • Me encanta Escocia y Rourke.
  • Me trasporta a una época medieval, estando en pleno siglo XIX ( A las puertas del XX)
  • Rourke
  • Hay un CASTILLO!!
  • Y caballitos.
  • Y ROURKE.
  • Rourke..PATRICK!!!!! 💓💓💓💓💓💓💗💗💗💗💗💘💘💘💘💘
 CONTRAS (pocos)
  • A veces la autora se repite en algunos aspectos,como la descripición de los personajes.Y en páginas algo seguidas, así quete das cuenta rápidamente porque lo acabas de leer.
  • El final algo acelerado.Y me faltaría quizá algun epílogo tipo ¨Años después...¨.Porque además sabemos algo más de Hadrian y Callie, se habla también de Gavian y Daisy pero como la historia de Rourke se corta ahí porque ya es el tercer libro de una trilogía,pues me huniera gustado que hubiera un poquito más de ellos dos.

Hasta la reseña algo larga, pero es que me ha encantado!!!!
Recomndable 100%. Le doy un 9/10
 
Que la lectura os acompañe!

domingo, 22 de enero de 2017

DUEÑAS DEL DESTINO VOL.I - CAP.II


 CAPÍTULO II

 Janet reparó en la granja cuando el atardecer ya caía, dotando al cielo antes límpido y azul de una nubes rojizas y esponjosas.Sonriente y feliz trotaba por el bosque, parándose incluso a observar a unos animalillos que correteaban por allí.

Robert era increíble, tan atento, tan distinguido, tan guapo.... .Rió al recordar lo que habían hecho unas horas atrás,y gimió al sentir como recordarlo hacía que la piel le hormigueara,y sintiera cosquilleos por todo el cuerpo, sintiendo su sexo palpitar por él.
Hacía mucho que no era tan feliz, mucho tiempo que no sabía lo que era sentirse amada, aunque estaba con las chicas,ella anhelaba algo más,siempre lo había anhelado aunque sus circustancias anteriores no fueran las mejores.Intentó por todos los medios que los recuerdos no llenaran su mente, pero el dolor de aquel aciago día no se desvanecía ni con el paso de los años. Recordaba cómo su propio padre la ofreció a cambio de un maldito pacto, pacto que finalmente no se llevó a cabo al haber huido ella. Su cuerpo habá sido humillado, ultrajado y sumamente maltratado. Cerró los ojos y podía jurar que aún sentía a aquel asqueroso hombre entre sus piernas, desoyendo sus gritos, sus súplicas. Más bien parecía hacerle gracia.
Se obligó a enterrar de nuevo esos odiosos recuerdos, ese triste pasado y pensar en lo que en él encontró. Fue una estúpida al resistirse durante tanto tiempo, lo que se había perdido...Pero al fin cayó, él la atrapó y ahora ella era inmensamente feliz, tanto que temía que eso fuera un sueño.
Cobijó a su caballo Galen en el establo. Estaba todo por el medio; las sillas de montar dejadas a un lado en lugar de colgadas; los cepillos de los caballos tirados en el suelo junto a un cubo con jabón y un largo etcétera que haría que cierta personita pusiera el grito en el cielo. Estaba claro que Anna había estado ahí. Esa muchacaha era incapaz de mantener recogido un lugar.Dejaba una estela de cosas por los suelos y sabías sin lugar a duda que ella había pasado por allí como un torbellino.
Puso comida y bebida a su caballo tras el largo día fuera y marchó para la casa tarareando la canción que siempre le cantaba Robert cuado ella estaba inquieta. No se sabía la letra, pues era en latín y ella no conocía dicha lengua, pero el tono, la música la tenía grabada, como la imagen de su Robert cantándole tumbado a su lado. Tan absorta estaba en sus pensamientos - e imágenes algo calenturientas- que no vió a Maggie sentada en uno de los sofás orejeros que tenían cerca de la ventana. A oscuras. Sin ningún candeladro encendido, solo iluminada por las ocres luces del atardecer.
-¡Jesús, Maggie! ¡Qué susto¡ ¿Qué haces aquhí sentada y totalmente a oscuras?- Maggie,de brazos cruzados y mirada helada,golpeaba el suelo con el pie de sus zapatos. Aún no se había cambiado de ropa,que era lo que solía hacer cuando llegaba del mercado. Nada más pasar la puerta, se quitaba esos horrendos vestidos, que hasta hacían que le picara todo y se calzaba sus pantalones, su camisa y sus botas. Pero hoy no, tal era el cabreo y disgusto que llevaba. Se había puesto a limpiar con el vestido, a pesar de lo incómodo que ello era. Limpió y limpió hasta que se cansó y optó por sentarse a rumiar su mal humor en la soledad del salón principal, que casualmente daba justo a la entrada, por donde casualmente debería entrar Janet de un momento a otro. Que casualidad - ¿Me estabas esperando? ¡Esto es el colmo! No puedo creerlo. Ahora que somos libres, tú te dedicas a esperarme como si...
-Te he visto en la montaña...- La serenidad de su voz no se parecía nada al hervidero que sentía en su interior, deseando gritar a Janet, que se había quedado paralizada y cada vez estaba más palida- He visto lo que haces, y con quién...- Tomó aire sintiendo como la ira ganaba a la serenidad que quería mostrar, pero no consiguió retenerla y estalló con fuerza, levantándose del sofá- ¿Cómo has podido ser tan estúpida? ¿Cómo has sido capaz? Nos has mentido! ¿Desde cuando? ¿Cuánto tiempo llevas con ésto?
La palidez  de Janet se coloreó enseguida y su mudez se evaporó al escuchar las palabras de Maggie. ¿Quién secreía que era?
-No te atrevas a juzgarme, Maggie. He hecho lo que deseaba. Estoy cansada de vivir en las sombras, de vivir alejadas de todo y de todos.Estoy cansada de no vivir, Maggie.
-Pero es que no podemos vivir de otra manera...¿Ya se te ha olvidado por lo que pasaste?¿Lo que hiciste? ¿Lo que te hicieron?¿Lo que te harán si te encuentran? Maldición, Janet, que no eres un niña para hacer tonterias de tal calibre.
-No hace falta que me lo recuerdes-Susurro acongojada-Cada noche lo veo en mi cabeza,o lo veía, hasta que le conocí  a él...- Maggie la miraba incrédula , sin creerse nada de lo que escuchaba.Era imposible que pensara así.No después de todo el sufrimiento que le habían causado.
Negó con la cabeza. Esto debía acabarse, y cuanto antes.
-No me has contestado, Janet... ¿Cuánto llevas con esto?- Por la rigidez de Janet, Maggie supo que la respuesta no la iba a gustar nada, y se preparó para posiblemente gritarla como una aunténtica loca - ¿Cuánto?
-Un año
-¡¿Un año?! ¡¿Un año entero?! -El grito de Maggie debió oirse en toda la casa. Incluso creyeron oir como lo pájaros que dormitaban tranquilamente sobre los árboles que rodeaban la granja salían huyendo, despavoridos. Las demás -Isobel, Anna y Christina- bajaron para ver que era ese escandalo.
-No me grites,maldita sea. Sí, un año.Un año siendo amada, Maggie.
-Bah...Tonterias...Éso solo es deseo... y lo entiendo, créeme, sobretodo después de ver al hombre...porque vaya hombre.Sabes elegir,eso debo reconocértelo*clavo su mirada en ella, olvidando las carnes prietas del amante de Janet-Pero no es nada más.No seas inocente, Janet.Y deja tus ilusiones a un lado.
Janet sabía que no iba a ser fácil cuando todas se enteraran de lo que pasaba. En especial Maggie al haber pasado tanto juntas. La debía mucho.Pero pensaba que quizá se alegraría por ella,un poco solamente, con eso le bastaba. Todo lo que habían pasado juntas,los duros y sufridos inicios,  el frío en las heladas invernales cuando aún no tenían leña para calentarse; los días bajo el sol abrasador intentando cultivar una tierra yerma y seca; las carreras cuando estaban aprendiendo a ocultarse o cuando veían a alguien de la guardia y salían escopetadas a esconderse en cualquier lado...¿Dónde había quedado esa camaradería?¿Esa amistad que parecía inamovible y eterna?
-Eso no es cierto!- Miró a Maggie con pena- ¿Por qué no te alegras por mí? Por Dios, tengo derecho a vivir,a llevar una vida normal.
-¿ Vida normal?¿Vida normal, Janet? ¿Qué vida?¿Una en la que tengas que huir constantemente porque te persigan?¿Una en la que posiblemente te maten si te encuentran?¿Esa vida? Nuestras cabezas penden de un hilo, Janet...y tu lo quieres cortar de un  tijeretazo.
-No seas ridícula. Han pasado años. Maggie debes avanzar, seguir adelante, no anclarte al pasado... y mucho menos esperar que nos anclemos contigo...Disfruta de tu vida,¨Carpe diem¨ hermana...
Todas las demás miraban perplejas a la pareja que discutía a gritos.Una pareja que hasta ayer se llevaba a las mil maravillas y que reían juntas a todas horas. Esto no era una discusión como otra cualquiera , con sus regañinas porque habían dejado algo en medio. No. Esto era más serio.
-Chicas...¿Qué ocurre?¿Qué son esos gritos?
- ¿Carpe diem? ¿Qué demonios significa eso? Si quieres insultarme, por lo menos que me entere .
Ambas se miraban fijamente, con los ojos entrecerrados, midiéndose con la mirada mientras las demás esperaban una explicación ante tal alboroto.
La inocente Anna soltó una carcajada, ignorante de la gravedad de la situación,a la vez que  comía unas ricas fresas de un cuenco de madera que tenía en sus manos.
-Venga... Seguro que Janet te ha vuelto a coger el cepillo ¿Verdad, Maggie?¿Eh?¿Verdad?- Negó con la cabeza soltando una risita- Como sino se fuera a dar cuenta siendo tú, Janet, la única rubia de  todas nosotras- Le ofreció el cuenco ya medio vacio a cada una- ¿Queréis?
-Anna...¿Otra vez comiendo? Pero si acabas de cenar...- La aludida se encogió de hombros y se llevó otra fresa a la boca. A veces parecía más una cría que una mujer de 23 años. Quizá por eso era a la que todas más protegían.
Christina acabó sonriendo, era como una hermana pequeña para ella, y no solo por los años que se llevaban siendo Christina la mayor de las dos y de todo el grupo- En fin...¿Se puede saber qué pasa?Ahora de verdad...¿Por qué discutíais?
 Maggie seguía observando a Janet hirviendo  de furia y sintiendo como la amargura y la decepción encogían su corazón.Cruzada de brazos, sus ojos entrecerrados,y sus labios apretados...esa postura solía sacar a todas de quicio.
-¿De verdad queréis saberlo?-Las caras expectantes estaban fijas en Maggie y ésta no se hizo de rogar, sabedora de todo lo que había en juego- Janet está viendo a alguien a escondidas. Explicales, vamos... Cuéntaselo todo. No te reprimas, querida...
 Janet fulminaba a Maggie con la mirada ,en la que no había ni un rastro del cariño que en realidad se profesaban la una a la otra . Maggie parecía regocijarse en el mal rato que ella estaba pasando. Seguro que estaba esperando el momento oportuno para dejarla por los suelos y soltar alguna de sus frases de madre que te dejaban cabizbaja y por las que solo te faltaba poner el trasero en pompa para esperar unos merecidos azotes.
-Estás disfrutando ¿Verdad? Disfrutas humillándome de esta manera delante de todas!
-Te equivocas...Yo no disfruto, solo quiero que tanto tú como ellas comprendáis la gravedad de la situación en la que estás metida- Maggie dio una palmada que a todas las hizo respingar.Cuando se ponía así parecía más un general del ejército que una mujer-¡Despìerta, Janet! Ésto no es un juego.
-Claro que no lo es ¡Le amo!
-¿Amar?-Maggie soltó una carcajada que enojó aún más a Janet. Que ganas tenía Janet en estos momentos de tirarle de los pelos a Maggie.
-Entonces...espera, espera...ya no hablamos del cepillo de pelo ¿verdad?
-¡¡¡Anna!!!- Isobel miró a Anna, y puso los ojos en blanco. Esta muchacha...Ella ya sabía lo de Robert... Pero prometió no decir nada a nadie, aunque no compartiera lo que estaba haciendo Janet.,ella no era quien para juzgarla.
-¡Basta!-Janet cada vez estaba más enfadada, más molesta, más rabiosa y lo único que quería era irse de alli con Robert. Se giró y clavó su mirada en las chicas, una a una - He conocido a un hombre, estamos juntos, aunque nadie hasta ahora -Miró de reojo a Isobel, lo último que quería era meterla en un lío con las chicas- lo sabía... Y ahora todas lo sabéis y bueno, eso... Le conocí hace más de un año y desde entonces estamos juntos...En realidad...- Agachó la mirada haca sus manos,jugueteando con sus dedos y titubeó, pues si Maggie se había puesto como una loca con lo que le había contado, lo que aún le tenía que contar...le iba a dar un ataque- Nos casamos hace una semana.
Las miradas asombrada recayeron en Janet, asombradas .Realmente no sabían qué decir, se habían quedado mudas. La única que parecía verdaderamente feliz era Anna, que soltó un grito y saltó a los brazos de Janet, felicitándola.
-Enhorabuena,Janet....Estoy segura de que vas a ser muy feliz. Aunque me hubiera gustado estar en el enlace. Me apena mucho habérmelo perdido.
-Gracias, Anna...-Esbozó una pequeña sonrisa dirigida exclusivamente a la pequeña, la única que siempre, fuera el momento que fuera y pasara lo que pasara, conseguía hacerte sonreir. Devolvió la mirada a sus amigas, allí reunidas-Me hubiera gustado que hubiérais estado allí, pero... no sabía como íbais a reaccionar ante tal noticia.
-¿Cómo esperabas que reaccionáramos,Janet? Creo que... te hubiéramos entendido.Buscabas la felicidad y la has encontrado.-Christina se acercó a darle otro abrazo al que de nuevo se unió Anna-Me alegro mucho por tí,Janet...No pensarías que ibamos a boicotearte la ceremonia ¿No?
- Bueno...no estaba del todo segura..
-Pero...- Christina le dio un puñetazo en el brazo a Janet. Que bruta era a veces...- Me ofende que pienses así de nosotras, Janet.
Isobel se mantenía fría y distante con ella.Desde que Janet le había contado lo de Robert, Isobel encontraba que estaba siendo injusta para con las demás, no se sentía cómoda siendo la única que lo sabía, pero les había encontrado abrazados y no tuvo más remedio que contárselo. Aunque sí le pidió que no dijera nada, que quería encargarse ella. Pero nada estaba saliendo bien. Todo se había torcido. Suspiro, estaba empezando a dolerle la cabeza y tenía un ligero mareo.
Maggie las miraba con la boca abierta, sin atreveser a creer que la apoyaran y que encima la felicitaran ¡Una boda! - Esto es el colmo...Encima os alegráis. Oh sí , enhorabuena Janet por habernos mentido, y habernos puesto en peligro. Muchas gracias... !Puñetas,estáis locas! ¿Acaso no sabeís todo lo que esto puede acarrearnos? Los problemas que puede traernos son enormes, empezando porque nos descubran....
-Maggie no seas exagerada.-Christina ,la más serena de las cuatro, intentaba hacer entender a Maggie que Janet ya había elegido y que nada la haría cambiar de opinión. Veía a Maggie consternada, enfadada y muy, muy dolida. Ella también lo estaba, pero a diferencia de Maggie ella entendía lo queJanet quería.Y no iba a ser ella quien le cortara el paso- En todo el tiempo que llevamos aquí nadie nos ha visto ni mucho menos descubierto.Vale que no habíamos tenido una situación como esta, pero..
-De pero nada, Christina...No sabemos nada de ese hombre, ni quién es, ni a qué se dedica, nada.Bien podría ser un espía de nuestros enemigos o...
-Robert no es nada de eso...-Janet salió endefensa de su amado, pues ella sabía perfectamente que era un buen hombre. Leal, honesto y honrado.- Él no es un mal hombre.No es como los que nosotras hemos conocido, Maggie. De verdad.
-¿Por qué no lo traes mañana para comer?- Anna no supo si lo que había dicho era bueno o malo, lo que sí sabía es que Maggie iba a estrangularla en cuanto se quedaran a solas- O no...
-¿Por qué no? Es una gran idea,así le conoceremos y veremos todo aquello que tú dices de él- Christina intentaba por todos los medios que aquello acabara bien para todas.Haría lo que fuera por ellas,por eso siempre evitaba discutir.No le gustaba enfadarse e intentaba evitar cualquier conflicto.Eran su familia, sus hermanas y aunque a veces no estuviera del todo de acuerdo con ellas o sus decisiones, intentaba apoyarlas en todo momento, motivo por el cual se había ganado el apodo de¨santurrona¨. Si ellas supieran lo poco que tenía de santurrona, si supieran lo que había hecho en el pasado y porqué había huido. Pero jamás les había contado lo que pasó realmente. Suavizó unas cosas, omitió otras.
Christina no permitió que esos aciagos recuerdos le estropearan el humor. Se centró enJanet y  en intentar convencer a Maggie de que esa comida sería una buena ocasión para decidir sobre el hombre.
-Vamos,Maggie, siempre desconfias de todo. Dale una oportunidad...y si mañana sigue sin convencerte,ya decides...
Maggie rumiaba algo mientras andaba por el salón haciendo sonar sus faldas a cada paso. En su rostro se mostraban todas sus pensamientos y de sus labios de evz en cuando se oía un ¨están locas¨o un sonoro¨puñetas¨.Demonios, no quería que nadie que no fieran ellas pisara esa casa, era su santuario, usu lugar sagrado e iban a contaminarlo.Suspiró con fuerza,sabedora de que realmente no tenía otra opción que claudicar y dejar que ese hombre viniera a comer con ellas.Santo cielo...todo lo que hacía por ellas.
-Está bien, pero pienso ser firme...pienso interrogarle y acribillarle a preguntas. Y...- frenó aJanet que iba adecir algo,posiblemente en defensa del tal Robert - sino me gusta,estaré en todo mi derecho de echarle de aquí a patadas-Janet volvió a abrir la boca para protestar pero esta vez fue Christina la que la cortó.
-Janet,conténtate con eso, es todo lo de sí que puede dar Maggie y reconoce que es más de lo que tú misma esperabas...- Las tres miraban como Maggie abandonaba la sala con pasos airados y maldiciendo por lo bajo algo parecido a¨malditos hombre y sus pelotas¨.Las carcajadas de las tres ante el carácter huraño y el vocabulario verdulero de la mujer que acababa de salir de la sala mostraron la camaradería que se tenían y que el cariño que se profesaban iba más alla de ser unas simples amigas y compañeras de hogar, sino más bien una familia mucho más unida que cualquiera de las que poblaban sus queridas Highlands.


Que la lectura os acompañe!

sábado, 21 de enero de 2017

DUEÑAS DEL DESTINO VOL.I CAP. I

 CAPÍTULO I
 
Para Maggie trabajar la granja era una labor harto complicada, un trabajo muy pesado y muy muy cansado, pero ella lo hacía con gusto. Sobretodo si podía contemplar días como aquel: cielos azules, un sol brillante en lo alto y un pizca de viento que evitaba que ese sol de media mañana resultara abrasador y que ella agradecía enormemente, pues estar apeando la paja una sobre otra contra la pared del pequeño establo resultaba realmente agotador. Echó mano de la bota llena de agua para refrescar su garganta y se sentó a descansar unos minutos en una de las balas de paja. Estiró las piernas,cruzándolas en los tobillos con una brizna de paja en los labios.
- Esto es vida...- Elevó la mirada al cielo despejado, posando una mano sobre sus ojos a modo de visera- Luego una pequeña siesta bajo el viejo roble...o una larga,larga siesta...Ah Dios...me diste el don de dormir como un lirón, que se le va a hacer, no voy a contradecirte ,siendo tu tan grande oh Mi Creador.
Maggie era una mujer que, a sus 26 años y a pesar de un pasado tormentoso,  intentaba ver siempre el lado bueno de las cosas. O por lo menos intentaba llevarlo todo con humor, siempre y cuando no fuera algo referido con su querida familia, sus hermanas... Ahí ya sí que sacaba el demonio que llevaba dentro, un demonio con mala uva. Humor y mala uva, esa era ella, una extraña combinación.
Salió de sus cavilaciones en cuanto a lo lejos vio llegar a Janet al establo. Andaba con brío, con grandes zancadas, colocándose distraída los guantes de montar. Unos guantes azul oscuro que no le había visto jamás, y por como brillaban, no solo le indicaban que eran completamente nuevos sino que además eran de cuero, por lo tanto costaban un ojo de la cara.¿ De dónde demonios los había sacado?Se acercó a ella saludándola con el buen humor que hoy la rondaba, pero la mínima atención que le prestó la hizo fruncir el ceño. Agg odiaba que la ignoraran...o en este caso que ni siquira se diera cuenta de que estaba ahí, a su lado, casi respirandole en la nuca.
- Hola ¿Eh?- Maggie la volvió a saludar, ahora con un deje irónico en la voz.
-Ah...hola Anna
Janet siguió andando hasta adentrase en el establo. Éste estaba constituido por las caballerizas con una cabida para seis equinos, y justo a la entrada a la derecha un compartimento para un par de cerdos que habían ganado hacía unos meses en el mercado. Supuestamente eran para comer, pero es que eran tan graciosos y te miraban con esa carita de bonachones que se veían incapaces de matarlos y luego comérselos. Preferían verlos como dos nuevas mascotas : Angus y Fred.
-Maggie.- Será...ni siquiera la había mirado, la había confundido con Anna. Por Dios,si era como confundir el sol con la luna. Totalmente distintos.
- ¿Qué?
- !Que soy Maggie,no Anna¡ - Janet estaba muy extraña . La miró suspicaz, con los ojos entrecerrados, intentando vislumbrar qué era lo que le ocurría. La vio sacar a su caballo de su caseta de madera y ensillarlo, para despues sacarlo del establo -¿Dóndevas? Llevas todala semanasaliendoporla mañanatempranoy...bueno,no necesitamostantascosasdelmercado,estamos abastecidas,Janet,losuficientehasta lapróxima lunallena-Esbozóunapequeñasonrisa,perose diocuentade queJanet no la prestaba muchaatención. Había venido cada día con algo del mercado. Un día fruta; otro día harina, y Janet no era precisamente la primera en ir a comprar. Odiaba el mercado y sus egntes alli congregadas en los puestos.
El caballo se movía nervioso,el mismo estado que el de la dueña,ante la cual Maggie se paró .Se había vuelto a arreglar demasiado como para solo ir al mercado.Vestida con sus mejores ropas,un vestido azul de media manga con gasas blancas en los codos y un pequeño cinturón de seda que le marcaba la delgada cintura- no como la suya-  que hacía resaltar su nívea piel; su cabello rubio recogido y un par de tirabuzones sueltos en el rostro que le daban un aspecto angelical.Aunque no tenía nada de angelical la mirada fulminante que le dirigió, a ella, a su Maggie,su mejor amiga,su confidente... su familia.

-Janet....- Maggie la miraba suplicante retorciendose las manos, que le hormigueaban con las ganas de zarandearla para que por lo menos la mirara- Verás...yo...
Algo estaba pasando con Janet,lo tenía claro,y ella quería saber qué era...Cuando Maggie quería algo,nada la paraba.
-Janet....-volvió a intentarlo.Realmente lo único que creía que la haría reaccionar ante ella era que la bajara a tirones del caballo,pero no quería perder los nervios, solo quería hablar... Aunque solo le arrancaría un par de mechones,no sería para tanto.Tomó aire y la miró fijamente- Sabes que no podemos exponernos tanto,y mucho menos en el mercado del pueblo.Allí va todo el mundo,podrían reconocernos¿Eso es lo que quieres?¿Quieren que sepan que estamos aquí?¿Ponernos a todas en peligro?
Pensaba que quizá así Janet entraría en razón o por lo menos la escucharía.Sabía que era caer bajo,recordándole todo lo que podían perder,pero esa era la mejor forma de que se diera cuenta de la situación.O eso creía Maggie,que no esperaba para nada la frialdad e indiferencia de Janet y se sintió repentinamente estúpida al tener esa fe ciega en la mujer que ahora no se parecía en nada a la que ella conocía.
-¿Hasa cabado ya?Porque quiero irme hoy ¿sabes?
-Pero Janet...
-Debo partir ya, no quiero ir tarde
-¿Tarde?¿Has quedado?¿Con quién?
-¡Maggie,basta!¡Déjame en paz!-Janet apretó los labios,respirando hondo mientras se intentaba calmar.Sus manos apretaban con fuerza las riendas de su caballo que se había puesto nervioso ante sus gritosy notaba los ánimos exaltados en el ambiente.- Volveré tarde.
Maggie farfullaba sin saber que decirle a su amiga,jamás se habían gritado,por lo menos no de ese modo.
-Muy bien.Solo recuerda que en esto no estás sola y que si te perjudican a ti,nos perjudican  a todas.Si cae una,caemos todas,Janet.Recuérdalo.
Janet arrulló a su caballo para que avanzara saliendo a galope por el bosque camino al pueblo.Jamás se había sentido tan cabreada con nadie,ni tan molesta con ella misma.Esto se le estaba yendo de las manos,ilusa ella que pensó que tendría algo más de tiempo.Pero el tiempo se le acababa y ella no estaba dispuesta a perderle,le necesitaba.Y supo sin lugar a dudas que había llegado el momento de actuar.
Maggie se quedó observando como el caballo y su dueña se alejaban a galope ,perdiéndose entre los frondosos árboles de la tierra que habitaban. Hacía ya cinco años que Maggie llegó huyendo a este lugar,encontrándose con esta granja abandonada.Pensó que había sido una suerte y que por fín las cosas podían irle bien.Empezar una vida  nueva, empezar sola en esta tierra alejada. El paso de los días confirmaba que ese sitio era perfecto para vivir en paz y lo más importante, alejada de todo y de todos y, aunque quedaba algo lejos del pueblo, a ella eso le venía de perlas,pues cuanto menos contacto tuviera con la gente del pueblo,mejor.No quería llamar la atención, deseaba pasar todo lo desapaercibida que pudiera.Semanas después, se encontró a Janet en el pueblo,estaba herida,sucia,hambrienta y muy debil.Sin lugar a dudas la ayudó,y apesar de que eso podría conllevar un grave peligro para ella,la llevó hasta la granja donde la cuidó.Janet le contó todo lo ocurrido y el porqué de su huida.A partir de entonces se hicieron inseparabales.Y ellas dos fueron las que levantaron la granja,las que la arreglaron y sacaron adelante para que fuera un lugar seguro y pudieran vivir tranquilas,sin lujos pero sin que les faltase nada.Estuvieron solas un tiempo,pero fueron encontrando a  otras en su misma situación.Llegaron a ser seis,pero ahora solo eran cinco. Desgraciadamente sabían cuáles podían ser las consecuencias de que las encontraran. Siempre recordaría a Cailin con cariño.
Echó un vistazo a la granja,ahora tan bonita. Tan arreglada. Tan limpia. Lo suyo les había costado,y les costaba día a día. Aquí había dejado ser Maggie MacDonald para ser simplemente Maggie. No quería perder todo eso. Y menos por culpa de alguna locura de Janet.
Decidida a descubrir el secreto que Janet guardaba, se dirigió de nuevo al pequeño establo y montándo su caballo Magnus,salió tras Janet.
¿Cómo la había podido perder? Maldita sea, si estaba justo detrás. Ah maldita sea Janet y su afán por correr. Veloz como el viento  decía, sí, veloz...Velo tendría que ser ella en encontrarla o el estçupido que estaba haciendo ene stos momentos siguiendo a Janet no serviría para nada, excepto para mostrar sus pocas dotes de vigilante.
Tras lo que parecieron largas horas- psiblemente solo unos minutos- vislumbró un caballo atado a un árbol : Galen , el caballo deJanet. Apresuró el paso y llegó hasta donde se encontraba éste,que pastaba tranquilamente de unas hierbas.
-¿Porqué no está contigo tu dueña?¿Eh amigo?- Acariciaba la crin del animal,un acto que siempre la relajaba y ahora necesitaba calmarse,pues tenía la sensación de que lo que iba a encontrar no le iba a gustar un pelo.
Escuchó unos pasos y tan rauda como pudo, arrastrando a su caballo,q eu de silencioso tenía poco,se escondió tras unos matorrales.Suerte que eran altos pues de nadaserviriía que se escondiera si se veía a su cablo asomando su cabezota.Se mordió el labio para no maldecir al pincharse con unas rosas que justo estaban a su lado.¿Sería por flores, por plantas , por... por...  cosas verdes que había en el mundo que tenían que ser preicisamente unas rosas?¡Que pinchan!
- Ay madre ...madre mia... como pica...Jo...
Mientras se rascaba el brazo se echó a un lado para ver si ya no había nadie y al ver a Janet soltó una sonora maldición - ahora sí-, por suerte ya se marchaba y loq ue realmente vió fue su capa ondeando tras ella, que andaba a paso rápido en dirección a un prado, en la llanura de la montaña la cual era llamada por los ligareños ¨La montaña de las Brujas¨pues según dicen todo el utiliza el paso de la montaña queza bajo el hechizo de las brujas que allí habitan. Pufff... paparruchas. Pero, igualmente iba a atajar por el mercano, no por miedo sino por precaución.No fuera a ser que no tuviera tanta suerte y Janet la viera. Y eso si que sería aterrador.
Bajó hasta el mercado, por allí atajaría y podría pillar a Janet. O eso esperaba pues el paso de las montañas era largo,aunque no había ningun recoveco donde poder quedarse, solo piedras y árboles y al final de este, un prado grande rodeado de setos.Ahí es donde esperaba encontrarla.
Ya en el mercado del pueblo, las voces de los mercaderes que vendían a voz en grito su mercancía,como la de mejor calidad y la de mejor precio, se mezclaban con la de los compradores que regateaban al tendero,consiguiendo un mejor precio aún. Por un lado, se acumulaban los puestos de telas y ropajes, bordados, velos y bisutería varia;  por otro, toda la comida o bebida ,desde carnes, pescados hasta fruta y verdura, condimentos para cocinar y vino para agasajar la garganta y refrescar un poco la mañana en el atestado mercado . Realmente estaba bien abastecido, allí podías encontrar todo lo que quisieras y ajustar el precio según te conveniera. Se habían vuelto unas reinas del regateo. Pero cuando ellas iban y vendían algunas cosas en el mercado, poco regateos les hacían, y sacaban una buena tajada. Sonrió,  recordando como la semana pasada le había sacado un buen pico por unos bordados a una mujer estirada que iba con aires de superioridad por el mercado...Le iba a enseñar ella superioridad.
Se había quedado parada, perdida en sus pensamientos y había perdido la noción del tiempO. Maldita sea , si ella había ido a seguir a Janet, no a quedarse entrla multitud que hoy se congreaba en el mercado. Claro...las fiestas del pueblo. No se había acordado de ello, ya hora se veía rodeada de luareños, icos y pobres, de todas las clases sociales haciendo sus comrpas para la celebración. Estúpidas fiestas, estúpidas celebraciones.. estúpidos todos.
Y si no hubiera sido por el empujón que aquella niña rubia y delgada, con más cara de demonio que de cría, le había dado, posiblemente, no, con toda seguridad seguiría inmersa en sus cavilaciones sobre si ese collar era verdadero o falso y si estaban timando a la mujer que lo iba a comprar. Que bien poco le importaba a ella, pero le encantaba ver cómo los compradores picaban ante las suculentas palabras del mercader. Y de nuevo....había venid a porJanet, maldita sea...Maldiciéndose así misma - ora vez- avanzó apartando a la gente, con ademanes bruscos y soltando insultos y palabrotas que harían que hasta el guerrero más rudo se sonrojara.
-Maldita sea....¿porqué demonios se me habrá metido en la cabeza seguir a esta endemoniada?- Una mujer la miró espantada, llevándose una mano al pecho y emitiendo un extraño ruidito con la boca, mientras parecía que iba a desmayarse ahí mismo- ¿Qúe demonios está usted mirando? !Aparte!- Creyó oir un golpe, como si la señora se hubiera desplomado. Por Dios, que pusilánime era la gente... oir la palabra demonio y salir espantada, que estupidez. Debería probarlo más a menudo, decir ¨demonio¨ en todas partes y ver como la gente salía corriendo haciendo aspavientos con las manos ¡Que divertido! Debería haberse parado a ver si la señora estaba bien, ser una buena ciudadana y bla bla...¡Pasando! No tenía tiempo. Su objetivo era Janet. Janet.Janet.Janet se repetía una y otra vez. En los últimos años sus modales habían ido decayendo hasta desplomarse por completo, o perderlos como le decían todas.Bien poco le importaba a ella eso.
Siguió andando dando pasos agigantados, que en nada se parecían a los de una dama mientras  levantaba esas faldas largas y sumamente molestas que se veía obligada a llevar cuando salia de la granja.También debería haber cogido sus modales,pero a saber donde estaban ahora.
Cuando por fin consiguió pasar toda esa multitud,llevándose algún que otro codazo y pisotón,codazos y pisotones que ella misma devolvió,consiguió adentrarse hacia la zona boscosa,que la llevaría a los prados donde Janet podría estar, aunque había perdido mucho tiempo. Se lamentó al no haber ido por el camino que Janet siguió, muchísimo más corto y directo. Maldita sea...
Tenia que ser siligosa,no quería que la descubriera.Andaba despacio,intentando pisar con delicadeza las hojas secas caídas en el suelo,cosa harto dificil ,así que iba de puntillas manteniendo el equilibrio, con los brazos en cruz ,pero ni con esas, pues acabó tropezándose con sus propios piesy casi acaba de bruces en el suelo.
-¡Puñetas!¡Maldita falda...maldito bosque...maldita Janet...-Gruñendo siguió avanzando, entre maldiciones y gruñidos, hasta que oyó un ruido. Se paró en seco. Diantres las brujas...
-Ay madrecita de mi alma y de mi corazón...- Susurró, llevando las manos directamente a las dagas, guardadas en el cinto que llevaba escondido bajo la capa, atado a su cintura.Era una costumbre que había adquirido con los años, ruido que escuchaba, mano a la daga.- Juro que seré buena, y que no maldeciré más y que...- Frunció el ceño al oir que los ruidos se convirtieron en gemidos...¿gemidos?
-¿Qué...?-Miro entre los arbustos - esta ves no eran rosas- y encontró a Janet en un pequeño claro tumbada en el suelo sobre una manta bajo el cuerpo de un hombre que arremetía contra ella, que reía y gemía sin parar mientras el hombre la besaba y acariciaba y...
- Que calor...
... y Janet se agarraba a su espalda, rodeando las potentes caderas del hombre con sus piernas- no recordaba que Janet tuviera las piernas tan largas -   y siguiendo el ritmo de estas.
- No puede ser...será...- Apretó los dientes ,incapaz  de apartar la vista del salvaje vaivén de las caderas del hombre y de ese trasero bien formado, de esa espalda ancha donde se notaban todos y cada uno de sus músculos ondear con sus movientos.- Vaya...oh eso es...-Tragó saliva, y cuando el dio una vuelta para que ella quedara a horcajadas, abrió mucho los ojos y se marchó de alli,  dirigiéndose hacia su caballo olvidándose ompletamente de las brujas, de los hechizos y con el trasero del hombre en la mente. Se aseguró que nadie la seguía y montó derecha a la granja, hirviendo  de furia, cabreada y dolida a partes iguales. Se iba a enterar, cuando llegara le iba a decir cuatro cosas...¿Qué se creía que estaba haciendo? Que incosciente... ¿Y quién era ese hombre? No le pudo ver la cara,solo su...su trasero prieto,  su espalda musculosa...Por Dios,Janet de tonta no tenía un pelo,porque vaya hombre...
En cuanto llegó a la granja,evitó encontrarse con el resto de las chicas, porque una de las cosas que tenía Maggie es que no sabía mentir, ni fingir su estado de ánimo,así que cuando estaba mal,se le notaba, y cuando estaba bien,era la alegría personificada. Claro que, cuando estaba cabreada como ahora,ladraba a todo el mundo por doquier, sin importarle quien fuera, pagando así con todo el mundo su mala leche.Por lo que tanto optó por enfrascarse en diversas tareas y mantenerse ocupada, aunque tuviera que limpiar sobre limpio.Era capaz de ensuciar algo con tal de tener que limpiar y así estar entretenida , o se subiría por las paredes,antes de Janet entrara por esa puerta.
















Que la lectura os acompañe!

ATENCIÓN!!!!

ATENCIÓN!!!!

Simpre Justa!

Simpre Justa!

Si quieres comentar....

Si quieres comentar....